Terapia de parejas


Hablar sobre Terapia Gestalt individual, sobre los problemas de los adolescentes, sobre grupos terapéuticos o sobre constelaciones familiares resulta, a mi parecer, más fácil que hablar sobre la terapia de parejas. ¿Por qué? Pues porque para que una terapia de pareja funcione deben darse unas circunstancias adicionales. A saber: no sólo debe existir una crisis y una voluntad o intención de solucionarla, sino que ambas partes deben desear hacerlo. Sea para reparar el desacuerdo o para separarse sin rencores.

SEVERI_GATOS_6_VIDAS_lowNo es lo mismo un noviazgo, una relación de amistad en la que compartimos ocio y diversión, que iniciar una relación de pareja. Y no es lo mismo vivir en pareja que tener hijos; no es lo mismo ser marido o esposa, que ser también padre o madre…

¿Qué nos lleva a unirnos a otra persona? ¿Qué esperamos de la relación? ¿Con qué carencias nos unimos y qué esperamos recibir?

En una crisis de pareja se ponen muchas cosas en juego y no es fácil poner todas las cartas sobre la mesa. Los terapeutas sabemos lo mucho que cuesta descubrir nuestro dolor, nuestros miedos y nuestras necesidades más profundas. Y mucho más cuesta reconocerlas ante nuestra pareja. Pero si hay voluntad y confianza, se pueden ver las cosas muy distintas.

La terapia Gestalt ofrece a la pareja la posibilidad de cambiar de actitud, de ver las cosas desde otro ángulo. Sobre todo a través del análisis de cuáles fueron las bases del inicio de la relación, las expectativas no expresadas, los deseos inconscientes y los miedos inherentes al carácter de cada uno. Hablarlo ante un mediador abre la puerta a una nueva conciencia en la relación. La Gestalt plantea la crisis como posibilidad de mejora. Se cambia el punto de vista de muchas cosas, se aceptan responsabilidades y se minimizan los resentimientos.

El cambio se nota tras unas pocas sesiones, y se abre la posibilidad de continuar un proceso de crecimiento personal en terapia individual.

No sólo tropezamos dos veces con la misma piedra, sino que por creencias y mecanismos de defensa desde la infancia, llegamos a enamorarnos de la piedra. Con la terapia Gestalt reconoceremos la piedra, la aceptaremos, y la rodearemos la próxima vez que nos acerquemos a ella.

Creado por: Miguel Núñez – Terapeuta Gestalt de parejas

Anuncios

Etiquetas:, ,

Categorías: Terapia de parejas, Terapia Gestalt

Autor:SQ Gestalt

Terapia Gestalt para crecimiento personal en Sant Cugat del Vallès

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: