Las preguntas que “no” nos hacemos


questionsLas preguntas han sido fuente de inspiración y creación del pensamiento humano en todas las épocas. El hombre se ha planteado preguntas desde el inicio de los tiempos y así es como ha ido elaborando el pensamiento y la conciencia de sí mismo y del mundo que le rodea, como orígenes de nuestra evolución y nuestra acción.

La ciencia y la tecnología actual no se entenderían sin la existencia de preguntas. Desde los clásicos griegos, pasando por  Albert Einstein, y hasta Stephen Hawking, las preguntas han ido creando siempre ‘nueva realidad’.

Desde su más tierna infancia, los niños nos hacen preguntas para elaborar, crear y entender su entorno. No se concibe el mundo infantil sin las tan repetidas y agotadoras preguntas: ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Cómo?

Cuando ya somos adultos, muchas veces dejamos de hacérnoslas y convertimos las preguntas en afirmaciones categóricas.  Nuestro mundo se llena paulatinamente de creencias y dogmas ya establecidos donde no hay lugar para nada más. Todo se convierte entonces en certezas. A menudo, las afirmaciones nos rigidizan y nos hacen ignorar las puertas que las preguntas nos abren.

En el Coaching se trabaja y conversa mediante “el arte de la pregunta”. Se pregunta, más que para saber del otro, para abrirle nuevas perspectivas. Y hay muchos tipos de preguntas.

Las preguntas informativas son aquellas para las que el que nos responde ya conoce perfectamente la respuesta y a nosotros tan solo nos informa.

Hay preguntas que intimidan y cuestionan negativamente  al otro y que no tienen ningún sentido en Coaching, como, por ejemplo: ¿Por qué fumas tanto? y que se pueden reformular diciendo, en este caso: ¿qué hace que fumes? o ¿qué te da el tabaco?

Las preguntas más interesantes y fundamentales en el Coaching son las que llevan a la potenciación de las habilidades,  a la eliminación de las creencias que nos bloquean y que llevan a la apertura y a la movilización. Estas son las preguntas que nos hacen crecer.

Las llamadas preguntas de conciencia, muy utilizadas también en  Gestalt, son aquellas que nos amplían la percepción de lo que nos está pasando: ¿qué estás sintiendo ahora?, ¿qué evitas?, ¿qué te impide realizar esta acción?

Hay otro tipo de preguntas que me gusta llamar preguntas  poderosas y que están destinadas a llegar a todos los centros del ser humano: el racional, el emocional y el corporal. Nos invitan, por lo tanto,  a interrogarnos. Nos movilizan. Nos abren a otras posibilidades. Nos desafían.  Son preguntas abiertas, ya que pueden producir diferentes respuestas y reflexiones. Son preguntas que pueden lograr nuevos aprendizajes y cambios. ¿Quién serías tú sin este pensamiento?, ¿qué estás dispuesto a hacer para que las cosas sean como tú quieres?, ¿cómo sería tu vida  si no sintieses miedo?

Por lo tanto, ya que las preguntas son creativas y generan nuevas realidades, estaría bien cuestionarnos cosas como: ¿qué es lo que me pregunto?, ¿de qué manera me pregunto esto a mi mismo? Aunque es mucho más fácil quedarnos en nuestra rutina, donde nos sentimos seguros, lo estimulante es preguntarnos y, como consecuencia, crecer y ampliar nuestro mapa, nuestra percepción de lo que nos rodea.

Autora: Maria José Rosés

Anuncios

Etiquetas:,

Categorías: Coaching

Autor:SQ Gestalt

Terapia Gestalt para crecimiento personal en Sant Cugat del Vallès

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: