archivo | Cineforum Feed RSS para este archivo

Acerca de la película «SOLAS»

“Schopenhauer dice en alguna parte: el individuo puede hacer lo que quiera, pero no elige querer lo que quiere. Mi ser elige mi hacer, ¿pero quién elige mi ser? De acuerdo, a partir de que soy puedo ejercer mi libertad, pero se elige en relación con algo preexistente, no en el vacío (…)” –Tzvetan Todorov.

623_I_V_Solas CartelLa película “Solas” nos presenta al personaje de María, una mujer con unos hábitos autodestructivos importantes: es alcohólica, no se alimenta, su casa ofrece un aspecto abandonado…, vivo reflejo del aspecto físico de su dueña, que tampoco se cuida. María descubre que está embarazada y que el padre de la criatura es un hombre –camionero él– con el que tiene una relación que, a todas luces, no es más que sexual. El problema surge cuando María se plantea la posibilidad de tener el niño y fantasea, para ello, con la posibilidad de crear una pareja y una familia con el camionero. En ese momento tiene lugar una escena muy dura, puesto que el camionero no solamente le dice que no, ya que en ningún momento alentó esa fantasía, sino que cuando María le plantea que tiene miedo de abortar sola y le pide que le acompañe, él se niega.

La escena continúa con la fantasía de suicidio de María. Ciertamente, la conversación de María con el camionero es un acontecimiento traumático para ella y la confronta directamente con todo lo que ella hace consigo misma: es una media mujer y medio alcohólica. El camionero le dice que para ser madre primero hay que ser una mujer entera, cosa que ella no es. Hacia el final de la película se nos revela cómo fue la infancia de María: hija de un hombre que pegaba a su mujer y que, cuando no tenía suficiente con la madre, se ensañaba con los hijos. Alguien que no ha recibido en su niñez el amor y el cuidado que necesitaba, no puede aprender a cuidar de sí mismo. Aprendió a identificar el amor con la violencia. Quizás aprendió que no era digna de ser amada. De ahí esa tendencia a la autodestrucción que observamos en el carácter de María.

Y lo más duro: ella, sin duda, se da cuenta, pero no tiene las herramientas necesarias para salir de ese bucle. La película nos muestra también en María la dureza de un personaje cerrado y acorazado. María tiene un fuerte resentimiento contra su madre ­–cuya historia de sumisión no quiere repetir pero repite– y un fuerte resentimiento contra los hombres, que no le impide, sin embargo, enamorarse de uno cuyo perfil, si no es el de un maltratador, se le acerca bastante.

1770_03Vemos a María sometida a una tortura interna durante toda la película; ella misma, con su carácter, va minando las relaciones positivas que podría tener a su alrededor y que, en su extremo acorazamiento, no puede valorar. Su rabia inmensa tapa el miedo enorme que le tiene a todo, y el inmenso agujero de su carencia infantil. La misma intransigencia con la que se trata a ella misma es con la que se protege del mundo. Sin embargo, la película nos brinda una esperanza; y está en la persistente actitud amorosa de Rosa, la madre de María, cuya estancia durante unos días en su casa va devolviendo al lugar y a la vida de María la cualidad de una presencia amorosa incondicional.

1770_05Lo mejor que le puede pasar a cualquier persona que ha sufrido una relación de sometimiento y maltrato es recibir amor incondicional. Lentamente, María se va abriendo a recibir el amor, va permitiéndose sentir que tiene derecho a ser amada. A partir de esa apertura, empieza la recuperación de María, recuperación que culmina con el nacimiento de su hija.

Muchas veces, las personas llegan a terapia con experiencias dolorosas, traumáticas, historias de maltrato físico, historias de abusos. En ese caso, el papel del terapeuta es, según mi opinión, validar la experiencia de la persona que ha sufrido, acompañarla en el proceso de aceptación y superación de las circunstancias de su vida, para así poder llegar a la conciencia desde el amor. Ofrecer una nueva vivencia que permita recuperar la dignidad a la persona que se ha dejado maltratar.

La soledad de todos los personajes de la película, no únicamente de las protagonistas, se debe a la falta de amor, a la carencia. En este sentido, y volviendo al tema que abre este texto, entiendo que no podemos elegir querer lo que queremos, puesto que todos estamos condicionados por nuestros introyectos, esto es, las creencias que nos forjamos en la infancia sobre nosotros mismos, a partir de cómo interpretamos lo que vivimos.

Publicado por: Núria Rocasalbas
Película proyectada en el Cineforum de SQGestalt el 26 de octubre de 2014

Anuncios